Fábricas en china paralizadas por rebrote de COVID-19

La importante empresa tecnológica taiwanesa Foxconn, acreditada por ser el mayor ensamblador mundial de los teléfonos iPhone, comunicó este lunes (14.03.2022) la detención temporal de las operaciones en sus fábricas en la ciudad suroriental china de Shenzhen en la que se anunció un aislamiento de una semana por los últimos rebrotes de COVID-19.

El portavoz de la compañía citado por el diario honkonés South China Morning Post afirmo que «Gracias a la diversificación de nuestros polos de producción en China, hemos ajustado la línea de producción para minimizar el impacto potencial» es importante resaltar que no se ha especificado una fecha para la reanudación de las operaciones en Shenzhen.

En este mismo sentido, la duración de esta detención dependerá de las acciones tomadas por las autoridades locales, que dictaminaron el confinamiento de la ciudad, de más de 17 millones de habitantes, estableciendo la inmovilización del transporte público y el teletrabajo – excepto en servicios básicos- hasta el próximo día 20 de marzo.

200.000 personas que trabajan en dicha empresa en sus dos complejos de Shenzhen deberán someterse a pruebas de COVID-19, junto con otras medidas destinadas a tratar de impedir que se contagien.

Para finalizar, la compañía es uno de los principales suministradores de la tecnológica estadounidense Apple, abrió hace 34 años en Shenzhen su primera fábrica en China, aunque en los últimos años ha ido derivando parte de su producción a otras zonas del interior donde los costes laborales son menores. En Zhengzhou, capital de la provincia central de Henan, Foxconn abrió la mayor fábrica mundial de iPhone.

Corporación AIT